Cómo dirigirnos a personas con autismo

Prizant y Schuler(1987) hacen una serie de recomendaciones dirigidas a hacer más simple nuestro lenguaje y facilitar la comprensión a las personas con autismo.

1 Ajusta el lenguaje al nivel del niño
  • Estructura lingüística (cómo hablar): si el niño es preverbal, frases de una o dos palabras con instrucciones precisas: “Pedro, coge”, “María, ven”… y siempre contextualizadas. Si se empieza a producir lenguaje, los mismos principios pero frases un poquito más largas: “Pedro, coge tu mochila”, “María, ven a la cocina”.
  • Contenido del lenguaje (de qué hablar): sobre situaciones, rutinas, personas u objetos que forman parte del día a día del niño. Acordes con el momento evolutivo y reforzando la intencionalidad del lenguaje.

Reducir el lenguaje a palabras simples o frases de dos palabras, apoyadas por objetos de referencia o imágenes cuando se considere apropiado. Es mejor al comienzo subestimar la comprensión que sobreestimarla: Schuler y otros (1997) enfatizaron que “los niños pueden parecer comprender mayor lenguaje de lo que realmente son capaces, porque están respondiendo a otros ítems no verbales del medio ambiente”.

La asignación de palabras simples a situaciones cotidianas constituye una gran herramienta para posibilitar a niños la comprensión de palabras.

2 Evita hablar excesivamente y hazlo de forma clara. Usa cada situación

Las palabras pueden amontonarse si les damos mucha información. Claro, concreto y preciso. También se recomienda hacer pausas:  Por ejemplo, se hacen pompas de jabón y se espera un rato antes de reiniciar la acción. O se presenta un paquete de galletas y se espera un ratito antes de abrirlo.

3 Consigue la atención del niño o niña antes de empezar a hablar
  • Ponte de frente y a su altura
  • Llámale por su nombre.
  • Emplea la instigación física si es necesario (tócale, mueve su carita en tu dirección)
4 Habla de temas relevantes
  • Lo que hace o intenta hacer.
  • Lo que va a hacer.
  • Lo que ha hecho.
  • Acontecimientos familiares al niño.
  • Evita el uso de preguntas en los comienzos
5 Emplea repeticiones, redundancias y explicaciones

Conforme vaya avanzando en el lenguaje

6 «Compón» y «descompón» estructuras para ayudar al niño  a aprender acerca de la estructura del lenguaje. Con apoyo visual si es necesario y guiando
  • Composición: «Tira el papel. Papel a la papelera. Tira el papel a la papelera».
  • Descomposición: «Coge la cuchara y cómete el puré» «Coge la cuchara, cuchara (con indicación), coge puré (con indicación), come puré».

7 Intenta relacionar las emisiones con objetos, acciones y eventos del contexto mediante el empleo de gestos, tocar y demostración de acciones

Si decimos “silla”, la señalamos y la tocamos. Podemos incluso sentarnos.

8 Si es posible relaciona la ecolalia con aspectos del entorno, simplificándola y con demostraciones. Vocabulario muy familiar al niño

El propósito es darle funcionalidad a la ecolalia, tenemos dos artículos buenísimos aquí:
ARTÍCULOS DE RED CENIT AQUÍ Y AQUÍ.

9 Segmenta claramente sus emisiones empleando el acento, entonación y pausa.

Importantísima nuestra voz y la prosodia.

10 Si el niño hace algo inadecuado indica tu desacuerdo con una voz baja y seria acompañada de expresión facial. No generes un espectáculo con volumen, tono y expresión facial exageradas

Evita el uso del “NO”. Es decir, dile lo que tiene que hacer: “habla bajito”, en lugar de decirle “No grites”. Recompensa, elogia y reconoce siempre que lo haga de forma adecuada.

11 Si es necesario emplea gestos para dar un soporte al habla o haz la acción con el niño
12 Haga que el niño o niña sepa que eres un receptor motivado atendiendo a sus iniciativas comunicativas
13 Si un niño no puede comunicarse mediante habla o signos, pídele que muestre o señale y proporciónale las palabras correspondientes 

Hay muchos sistemas de comunicación actualmente: una libreta, dispositivos móviles, llaveros, pecs…

14 Si una petición no puede ser satisfecha, responde simple y consistentemente 

«No hay más galletas».

15 Emplee el lenguaje para ayudar al niño a anticipar eventos futuros, especialmente cambios inesperados de rutinas

Para saber más:
Ecolalia y adquisición de lenguaje. Gortazar. AQUI
Blog Las gafas de ver azul. AQUÍ

 

Entrada original: El sonido de la hierba al crecer

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ipsum risus Curabitur id, sem, massa luctus velit, ut eleifend pulvinar Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies